....................................................................................................................................................................





BIENVENIDA
24 marzo 2018 (29 meses)

 

Estaba esperándola como mi bebé espera mi calor: con ansiedad. Hemos pasado un invierno duro, muy duro. Dejamos atrás una estación que no nos ha dado pausa y que tampoco nos ha dejado respirar para tomar aliento y cultivar nuestra introspección familiar. Y eso: el crecimiento lento, bello y real, necesita su tiempo. Necesita un largo proceso invernal para florecer en primavera. Y nosotros no lo hemos tenido. Así que necesitamos parar en algún bello lugar para abrirnos paso lentamente a través de la niebla. Necesitamos reencontrarnos individual y colectivamente y, quizá, él sea el que más lo necesite.